Morroa y los Montes de María en la pintura de Aldo Hollmann


La obra de Aldo Hollmann (Sincelejo 1964), Morroa – Montes de María, es un trabajo pictórico enmarcado dentro de la abstracción, donde el artista recoge el color del paisaje que se refleja en los pequeños lagos y arroyos que cruzan toda esta subregión ubicada en los Montes de María en el Departamento de Sucre, combinada con el color propio de la artesanía local de tejidos de hamacas y otros productos textiles. Hollmann toma del entorno, la riqueza de los colores que se entrelazan como tramas y urdimbres de gran contraste, bañados de abundante luz, como hamacas que ondean al viento en una tarde de sol. El brillo de la luz, se posan en el lienzo como cuerpos de agua, que irrumpen entre la armonía cromática para dar paso a pequeñas pausas, que nos permiten el deleite de las formas logradas a través de manchas y gestos pictóricos de gran expresión, aludiendo a la belleza geográfica de esta región de hermosas tierras fértiles.

El artista emula a través de los gestos pictóricos, la labor del tejedor que define en sus palabras…

Con un bolillo de caña brava atraviesa un túnel de hilos.

El peine baja y sube, la paleta cae, el artesano puja.

Una y otra vez esta acción se repite,

mientras la mirada de quien teje se extravía de la cotidianidad

y evoca saberes ancestrales del monte.

Morroa, es un concepto de color,

tejido y gesto que trenzan fluidas formas,

el cual se basa en una definición del territorio

y de quienes lo habitan; agua, morro y ser.

Una ruta de pensamientos que se diluyen

para formar entramados coloridos que termina en un sueño,

en un lugar de reposo; la Hamaca.

La región de Morroa enmarcada dentro de los Montes de María, ha sido una región que por su riqueza natural y la poca accesibilidad al territorio, permitió que se convirtiera en el escenario propicio para el conflicto colombiano, vedada al ciudadano común por los últimos veinte años debido a la situación de inseguridad, hoy la redescubrimos en la pinturas de Hollmann que de manera simbólica nos muestra un poco de la riqueza y la belleza de uno de los tesoros mejor guardados en el corazón del departamento de Sucre, que junto al centro histórico de Corozal, la belleza de la arquitectura en madera de Colosó, o las hermosas playas de Tolú, son un patrimonio cultural y natural que el artista nos invitan a conocer. Morroa es ese pedacito del Caribe, que es el hogar de propios y deleite para los foráneos.

Javier Mejia

Curador

Santa Marta, agosto de 2015

 

Aldo Hollmann, es Arquitecto de la Universidad Autónoma del Caribe (1985). Ha realizado entre otros talleres de formación artística con Carlos Uribe “Taller de Iconografía urbana“, en el Banco de la República, Sincelejo. Laboratorios de Investigación – Creación con los artistas: Cristo Hoyos, Johana Calle, Antonio Caro, Jaime Ávila, y Andrés Gaitán en Sincelejo. Taller en Fundición de Metal y Escultura en Bogotá. Ha cursado talleres de técnicas en Acuarela con Enrique Quiroga en Barranquilla, Pastel y Carboncillo con Marcel Lombana en Barranquilla, Pintura con Floralba García en Sincelejo, Grabado con Mario Zabaleta en Sincelejo, Dibujo con Franklin Aguirre en el Banco de la República, Sincelejo. Se ha desempeñado como docente de artes en el Taller Arte y Memoria del Fondo Mixto de Cultura de Sucre (2012), en los Laboratorios de Investigación Creación en Artes, Montes de María, MDM 09 (2009) y en la Facultad de Diseño de Espacios Arquitectónicos de la Escuela de Administración y Finanzas EAFIT en Sincelejo. Su trabajo se ha expuesto de manera individual en la muestra Memoria Montes de María MMDM (2012), Museo Arqueológico Zenú, Sincelejo e itinerante a Bogota y Buenos Aires. Transmutaciones (2009), Sala del ICETEX Sincelejo. Obra Reciente (2003) en el Teatro Municipal y Universidad de Sucre, Sincelejo. Tradiciones Vernáculas (1992), Galería Avianca – Unicentro, Bogotá. Intervención (1992), Galería Occidental INC Bogotá. En los tiempos del color (1991), Galería Borneo, Sincelejo. De la serie Espacios que Sugieren (1990), Centro Colombo-Francés, Sincelejo. Aldo Hollmann (1989), Galería Campestre El Bosque, Bogotá. De manera colectiva ha expuesto en Colombia, Miami (Estado Unidos), Buenos Aires (Argentina). Ha recibido Mención de Honor en el 1er. Salón de Artistas Plásticos de Sucre, Sincelejo, en el IX Salón de Artistas Regionales de Sucre, Sincelejo y de la Escuela de Bellas Artes de Sucre, Sincelejo.

Actualmente esta exhibiendo su obra Ser de piedra, en el 15 Salón Regional de Artistas Arte Corrosivo en Cartagena.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *