MUSAS DEL ORINOCO, PINTURAS DE ÓSCAR FRANCO


“Realmente no pienso en nada especifico mientras pinto,es un trance, en ese momento de pintar disfruto lo que hago, es como una batalla y un ritual a la vez, es como si estuviese en una fiesta;
eso es en el momento de la creación de la obra”. 


Óscar Franco

 

La obra de Óscar Franco (Caracas, 1969), es una simbiosis de pintura y grabado, donde a la forma y el color se le interponen trazos de gran fuerza gestual que van configurando bustos y rostros femeninos. Estas venus inspiradas formalmente en la cultura clásica griega, asumen posturas frontales, cubiertas por telas a medio cuerpo y ocultando sus manos, evocan inmediatamente a “Las Musas”, esas divinidades mitológicas, inspiradoras de la música y el arte, que habitaban en el Parnaso o en el Helicón y protegían las ciencias y las artes liberales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero las musas de Óscar Franco, no son griegas, no son europeas, son suramericanas, son “Musas del Orinoco” y nos hablan de la belleza de la mujer venezolana que es la principal inspiración del artista, nos las presenta ataviadas con sombreros, acompañadas por lunas, tinajas y caballos, en medio de bodegones de frutos o peces que nos remiten inmediatamente a la prodigalidad de la tierra, evocan la mega diversidad natural del territorio venezolano, bañado por ese inmenso rio, El Orinoco, considerado como el tercer río más caudaloso del mundo, que nace en el corazón del amazonas venezolano y en su recorrido traza la frontera con Colombia.

Del mismo modo, estas musas también evocan las inquietudes conceptuales que preocupan al artista, cada imagen esta cargada de símbolos, por que en la obra de Franco, nada es obvio y nada es lo que parece, el artista construye su propio sistema de símbolos que nos hacen un para relato, decodificando las formas que aluden a lo que el artista denomina “fetiches del inconsciente”, que fusionan lo simbólico, lo imaginario y lo real, negando la abstracción vacía para nutrir los símbolos recurrentes en la obra como son: el sombrero, el pez, la vasija, el sol o la luna, el caballo rucio moro al que Reynaldo Armas lamenta su perdida, en los aires tradicionales venezolanos de música llanera. Dado que cada símbolo no posee un significado único, estos por el contrario están abiertos a la interpretación de cada uno de los espectadores, a manera de llamado o provocación.

Otra parte de la obra de Musas del Orinoco, nos habla también de la Venezuela rica en petróleo, el artista experimenta con asfalto, un material obtenido artificialmente por destilación del petróleo, con el que realiza fuertes trazos en el lienzo, marcando y recordando la importancia que el petróleo tiene para este país y la crisis económica producto del derrumbe de los precios del petróleo.

En otras serie de pequeño formato Franco, interviene pequeñas piezas graficas en papel impreso con vinilos y barnices de color, creando capas y capas que a manera de un palimpsesto, nos obliga a descubrir, a ver más allá de la primera impresión, a decantar de la profundidad otros contenidos. De esta misma manera, el artista nos invita a ver la realidad de su país, a través de sus obras, que indaguemos más allá de los conflictos sociales que nos inundan en los medios de comunicación, su obra nos reitera la importancia del ser, del trascender, del sobreponerse a la adversidad y la resiliencia, porque en los momentos de crisis el arte es una motivación para la búsqueda de un mejor futuro, que no puede existir sino hay inspiración, ganas de vivir y de luchar para levantarse después de caer y mirar al frente y seguir adelante con más fuerza y pasión. La pasión que el artista pone en cada una de sus pinturas, en cada trazo y en cada color donde nos demuestra que la lucha continua.

Javier Mejia

Curador Independiente

Santa Marta, junio de 2017.

Sobre el Centro Cultural del Magdalena

La exposición estará abierta en la Sala de Exposiciones del Centro Cultural del Magdalena, en la Calle 22 # 3-54 en el Antiguo Edifico de la Gota de Leche, en Santa Marta del viernes 9 de junio hasta el martes 20 del mismo mes. En horario de 9:30 AM a 7:00 PM, con entrada libre. El Centro Cultural del Magdalena, es un espacio de co-working, gestionado por y para artistas con el apoyo de la Gobernación del Magdalena, la Fundación de Arte Dramático del Magdalena FUNDAM y el curador Javier Mejia.

Sobre el artista

Oscar Franco

Nace en Caracas el 6 de mayo de 1969. Inicia sus estudios de sociología en la Universidad del Zulia en 1989, dos años después en 1991, encontraría el camino de las artes plásticas, primero en los talleres libres de dibujo, pintura y grabado de la Secretaria de Cultura del Estado Zulia y luego en la Escuela de Artes Plásticas Julio Árraga de donde es egresado en 1995 en la Especialidad de Grabado. Además de su carrera como pintor, el artista ha transitado los caminos de la poesía, siendo miembro fundador del grupo de poesía y performance: Descendientes de Caín.

Su obra se ha expuesto de manera individual en la Sala de Arte Sidor en Puerto Ordaz, Hotel Laja Real en Ciudad Bolívar, en la Biblioteca Julián Padrón en Maturín, en la Secretaria de Cultura del Estado Zulia en Maracaibo y en otras ciudades como Coro y Punto Fijo, en Venezuela. Musas del Orinoco, es su primera muestra individual en Colombia.

Ha realizado exposiciones colectivas en Maracaibo, Venezuela en: la Galería Terán (1992), Alianza Francesa (1992), en las salas de la Alcaldía de Maracaibo (1993), Casa de la Poesía (1995), Club Comercio (1996), entre otras y en el Museo Alberto Henríquez, en Coro, Estado Falcón, Venezuela y en Panamá en el Museo Reina Torres de Arauz (2008).

 

 

Deja un comentario