OSCAR LEONE – EJERCICIOS DE INMENSIDAD


“Mi gran interés en el paisaje estriba en la necesidad de seguir el rastro casi extinto de una inmensidad”.
Oscar Leone

La obra de Óscar Leone (Colombia,1975), mantiene una conexión directa con el paisaje, una correlación que complementa la intención del artista de intervenir el espacio natural y transformarlo. Cada acción que el artista ejecuta en el espacio natural, desde un paso que se transforma en una huella, testimonio de la presencia humana, es ya una alteración del ecosistema. Las acciones emprendidas por Oscar Leone, afectan en mayor o menor medida, el entorno que el artista ha estudiado previamente y ha conceptualizado para que esa acción-intervención se convierta en un gesto de expresión artística. Sus primeras intervenciones del paisaje site specific, fueron realizadas en las playas de Pleno Mar, en el sector de Pozos Colorados, muy cerca de la ciudad de Santa Marta, se convierten en exploraciones del artista sobre el paisaje; la obra LO QUE SUELEN OFRENDAR A LOS DIOSES ANTES DE LA TEMPORADA DE PESCA (2003), es el resultado de la acción del artista quien ejecuta durante 40 días una serie de operaciones de tracción y fuerza con la arena de la playa, a través de su propio cuerpo, que construye y deconstruye de manera sistemática un cráter que se va expandiendo en el lugar con el correr de los días. De otro lado, en la obra TÚNELES DE AUSENCIA (2004), instala la presencia de su cuerpo en el espacio como un elemento más del paisaje. Leone (2017) define su práctica artística como:

Un andar que cruza los caminos del performance art, el video y el land art y nace del interés de explorar las potencialidades plásticas del paisaje como escenario donde opera el binomio naturaleza-cultura en su incesante transformación”.

En esa búsqueda el artista acude a la PRESENCIA y la ACCIÓN, forjando esa resignificación del paisaje que documenta en fotografías y videos, y que son testimonio de la presencia escultórica del artista en el espacio, partiendo de la premisa de que el cuerpo es un elemento matérico que se transforma también, para ser instalado dentro de ese paisaje infinito e inmensurable al cual se enfrenta como artista. De igual manera, las acciones que el artista propone generan una intervención y movilización del paisaje y sus habitantes para generar cambios posibles en el entorno natural y cultural.

En su proyecto DENTRO-ADENTRO (2005-2008), una acción que consta de siete pasos, realizados en lugares de pagamento conocidos dentro de la mitología de los Kogui de la Sierra Nevada de Santa Marta, como la Línea Negra, que consiste en lugares sagrados donde habitan algunas madres o padres espirituales, que conecta simbólicamente cada uno de estos puntos por una línea, la Línea Negra. La acción del artista consiste en trazar físicamente en el paisaje una línea con una tela de 220 m. de longitud, en compañía de la comunidad, para recordarle a los moradores del lugar la sacralidad y el compromiso de vivir en esos territorios demarcados por la “Línea Negra”. DENTROADENTRO en su Tercer Movimiento, fue realizada en el Complejo Lagunar Ciénaga Grande de Santa Marta, iniciando los trabajos de intervención del artista en estos espacios considerados como una de lagunas costeras más grandes del planeta, donde habitan no solo muchas especies sino también grupos humanos que se asentaron hace muchos siglos sobre palafitos; en las poblaciones del Morro y Nueva Venecia y que viven directamente de la explotación pesquera, en Dentro-Adentro, la comunidad hace un pagamento simbólico a la madre naturaleza desde la tradición de los pueblos indígenas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las piezas que se exhiben en esta muestra titulada EJERCICIOS DE INMENSIDAD, son obras que se han realizado de manera sistemática entre el año 2010 y el 2015, que derivan de estos trabajos iniciales, nuevas propuestas que a través del ejercicio del ensayo y error logran alcanzar el nivel deseado, es decir, son el resultado de un ejercicio permanente que deviene en la construcción de otro cuerpo; un cuerpo que ha requerido de un entrenamiento físico y mental para poder ser emplazado en la inmensidad del paisaje, en lugares cuidadosamente seleccionados por el artista, ya sea por su riqueza natural, histórica, simbólica o estética, como el Complejo Lagunar de la Ciénaga Grande de Santa Marta y el Parque Vial Isla de Salamanca en el Caribe colombiano, escenarios de su serie MADREAGUA (2010) y UN JESÚS (2013/2014), o la región de Tierra del Fuego en Argentina, donde realiza también su versión de la pieza UN JESÚS 2 (2015).

La escogencia del espacio natural, que será sujeto a la intervención del artista, está unida a varios factores: el primero de ellos, es la relación que le interesa entablar en términos políticos con el territorio, Colombia, por ejemplo, se debate hoy entre la conservación de sus áreas protegidas y ciertas prácticas que las ponen en riesgo, en ese sentido le interesa activar a través de la imagen ese juego de tensiones, entrando en diálogo con algunos de esos contextos. Asimismo, en otros espacios confluye el deseo de señalar un paisaje en tensión, con la historia que allí aconteció. En otros casos, el artista simplemente trabaja sobre el sitio específico, donde lo invitan a realizar un proyecto y aprovecha esa coyuntura para indagar sobre las preguntas que ese lugar le plantea, como es el caso de algunas de las obras presentes en esta exposición que fueron desarrolladas en las regiones del Cauca y el Amazonas en Colombia, por invitación del Programa Obra Viva del Banco de la República.

La muestra EJERCICIOS DE INMENSIDAD, mantiene el interés del artista en la presencia y la acción inmersa dentro del paisaje. La primera la vemos en la serie de fotografías tituladas AGUACERO (2010), donde la imagen testimonia la presencia del artista que se va mimetizando en el paisaje del Complejo Lagunar de la Ciénaga Grande de Santa Marta, la foto que se exhibe en esta muestra hace una fusión del cuerpo con el bosque de manglar, en otra imagen que titula CAMINANTE (2014), el artista aparece ataviado con zancos fabricados con madera de manglar, caminado por entre el mangle, recordando los parapetos que fabricaban los colectores de conchas y ostras, para extraer los moluscos del manglar y pode desplazarse fácilmente.

En otra imagen dela serie Aguacero, que no hace parte dela exhibición, aparece el cuerpo, captado en el instante mismo en que cae y se sumerge en las aguas de la Ciénaga. Acá el artista conecta su trabajo con los hechos históricos acontecidos en el año 2000, donde grupos paramilitares perpetuaron una masacre a lo largo de algunas poblaciones y lugares ubicados dentro del Complejo Lagunar de la Ciénaga Grande de Santa Marta como la población de Nueva Venecia, Caño Clarín, Buena Vista y Trojas de Aracataca. En un trabajo muy de cerca con la comunidad de pescadores y sus familias, el artista logra activar por medio del recuerdo simbólico, la memoria de las victimas en estas piezas fotográficas.

Para Leone, el cuerpo siempre esta omnipresente en el paisaje, esa presencia tácita en algunas imágenes y, protagonista en otras, se evidencia en EL VIAJE (2014), proyección de video, que recoge el cuerpo yacente del artista depositado por dos pescadores en las aguas de la Ciénaga, a manera de ofrenda o pagamento ancestral de la misma manera como se ofrenda un pedazo de madera cortada de un árbol, una piedra o un pez, el cuerpo es trabajado como una materia escultórica; y en la obra AMAZONAS, DE LA SERIE BIOFÍLIA (2015), proyección de video a dos canales con sonido, en esta ocasión la presencia del artista, esta vez en la selva amazónica colombiana, es revelada por la acción de otro sujeto, que a manera de Chaman aplica sobre el cuerpo presente del artista, una sustancia a base de tabaco rapé que se proyecta por vía nasal, en una danza ancestral que le llaman “el baile de muñeco”, que se realiza cada año por los pueblos que habitan la región de los ríos Aparpóris, Mirita – Paraná y Caquetá, para celebrar la cosecha del chontaduro. A este poderoso estimulante en la Amazonía colombiana, se le conoce como Oshca, que básicamente es tabaco pulverizado y seco, cortado con luna en menguante y aspirado como parte de las prácticas curativas de la medicina tradicional de la selva.

De la mismo manera a través de la acción el artista interviene el espacio natural abriendo nuevas posibilidades en la relación del sujeto (cuerpo) con el mundo (paisaje), lo vemos en la serie de tres intervenciones en el espacio llamadas UN JESÚS realizadas en el parque Vial Isla de Salamanca, Colombia (2014) y en la región de Tierra del Fuego, Argentina (2015). Esta pieza hace parte de la serie denominada EJERCICIOS DE INMENSIDAD y se realiza originalmente en el Caquetá (2012) y en Honda, Tolima (2013), pero llega a su maduración en la versión realizada en la Isla de Salamanca (2014), donde el artista corre paralelo a la línea de horizonte y se ve impedido ante la imposibilidad de rebasar el paisaje, pues está atado a una cuerda que le tira el cuerpo hacia atrás, generando una tensión que impide que el cuerpo avance. En este caso la obra alude a temáticas de deterioro ambiental que amenazan la ciénaga, que son difíciles de frenar, como es el afán del desarrollo frente a las áreas protegidas, tensiones que se viven hoy en día en el parque Isla de Salamanca ante la amenaza del desarrollo agrario que esta invadiendo el parque natural, por medio del relleno de partes del humedal para la siembra de cultivos de palma de aceite, banano, la ganadería y la tala indiscriminada.

En su versión de Tierra del Fuego, el artista corre hacia una humareda, símbolo de la huella extinguida de los Selknam llamados también Onas, quizás la tribu originaria más antigua de América del Sur, desaparecida en las primeras décadas del siglo XX por un proceso de exterminio masivo. Según algunos relatos historiográficos, cuando los primeros expedicionarios, acompañados de Fernando Magallanes, arribaron a las costas de la Patagonia, su primera impresión fueron las hogueras avivadas por los Onas, las cuales podían divisarse desde el mar, de ahí el nombre de “Tierra del Fuego”.

En la pieza SECUENCIA DE UN HOMBRE QUE CAMINA (LA TIERRA), video proyección de gran formato, el artista recoge un poco de cada una de las obras anteriores, la secuencia de imágenes muestra a un hombre caminando con una pata de res al hombro (alusión a caminante), que se desplaza en un largo trayecto (alusión al viaje) por la carretera de Santa Marta a Barranquilla, cargando la pata del animal sacrificado acompañados de las botas y la indumentaria tradicional del matarife del ganado recordándonos las presiones ambientales de la ganadería extensiva en estos espacios naturales (alusión a Un Jesús), De esta manera este video recoge u poco de los proyectos anteriores con los cuales se conecta y va derivando en su discurso propio, puntualizando en este caso como la ganadería es uno de las actividades más contaminantes y predadoras del paisaje y el medio ambiente.

Las acciones de Oscar Leone con el paisaje, van más allá de lo natural e implican lo relacional, la interacción cultural con la gente que lo habita y también hacen parte de él. Esa interacción está permeada por la cultura, es una inmersión en el mundo del otro, en las piezas de la serie: ORO SUCIO – EL DORADO y EJERCICIOS DE INMENSIDAD: ESPEJO, realizadas en colaboración con Dália Rosenthal (Brasil), los artistas exploran esos relatos de la colonización y se evoca de manera simbólica ese intercambio realizado por los nativos con los conquistadores, de oro por espejos, y que han sido narrados por los cronistas de la época. Prácticas donde se evidencian estructuras hegemónicas de poder que hoy, 500 años después, aún se mantienen vigentes en algunas regiones del país, donde se sigue marginando la población indígena.

Para Óscar Leone, la colaboración y la relación con otros artistas y sujetos, es parte de su trabajo, de su modus operandi, no puede existir la evidencia de sus acciones sin la presencia del registro y para que exista el registro deberá estar presente un equipo de producción o simplemente alguien que resuelva la documentación, desde ese momento ya empiezan las colaboraciones. En otros casos, la obra se activa con la participación de la gente, de los habitantes del territorio, en las denominadas nuevas prácticas artísticas y la estética relacional. En cuanto a la colaboración con otros artistas, como Dália Rosenthal, esta se ha intensificado, con la realización de una exposición juntos titulada COSAS PROHIBIDAS (2017), para el Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo, en Santa Marta, Colombia, donde sus obras dialogan en temas muy afines como la conservación natural y los problemas ambientales y sociales.

Fiel al postulado de Joaquín Torres García de “nuestro norte es el sur”, Óscar Leone ha desarrollado su práctica artística en el Caribe colombiano, pero ha encontrando escenarios de diálogo en el sur del continente en Argentina y Brasil donde reside parte del tiempo, participando en eventos y exposiciones de relevancia, como la 3ª Bienal del Fin del Mundo, en Ushuaia, Argentina (2011), y en la exposición Naturantes en el Paço das Artes de Sao Paulo, en Brasil (2014). Igualmente ha sido invitado a importantes muestras como Caribbean: Crossroads of the World, organizada por el Museo del Barrio de Nueva York, en colaboración con el Museo de Arte de Queens y el Studio Museum de Harlem de Nueva York (2012), y el proyecto BOZAR “Latin American Cartographies” (2017) en Bruselas, Bélgica.

EJERCICIOS DE INMENSIDAD, ratifica la disciplina y el trabajo de uno de los artistas contemporáneos más relevantes del Caribe colombiano y con un alto compromiso con su entorno, al cual está arraigado desde su práctica, pero también desde los conceptos y las ideas que nacen de ese mismo contexto y vemos presentes en cada una de sus obras realizadas en cualquier parte del mundo.

JAVIER MEJÍA

Curador Independiente

Santa Marta, Septiembre de 2018

Deja un comentario